• user warning: Table './recaborg_portal/sessions' is marked as crashed and should be repaired query: SELECT COUNT(sid) AS count FROM sessions WHERE timestamp >= 1498619734 AND uid = 0 in /home/recaborg/public_html/includes/session.inc on line 157.
  • user warning: Table './recaborg_portal/sessions' is marked as crashed and should be repaired query: SELECT COUNT(DISTINCT s.uid) FROM sessions s WHERE s.timestamp >= 1498619734 AND s.uid > 0 in /home/recaborg/public_html/modules/user/user.module on line 808.

NADIE SABE LO QUE COME

Los consumidores se engañan cuando creen consumir alimentos de mayor calidad y prefieren nuevas variedades mejoradas como manzanas gigantes, naranjasbrillantes, aguacates formidables, fresas enormes, tomates resistentes y lechugas de colores, pero desconocen que esas nuevas variedades son altamente vulnerables a todo tipo de plagas y por tal motivo son también altamente dependientes de agrotóxicos. Y por el contrario, aquellas otras variedades que el consumidor rechaza, porque son criollas, más pequeñas y menos brillantes, pueden ser más resistentes a enfermedades y suelen producirse muchas veces sin necesidad de venenos”, lo cual hace que posean mayor calidad biológica y nutricional. 

Pero como consumidores nos dejamos engañar aún de quienes son nuestros orientadores a la hora de alimentarnos como son los médicos y nutricionistas. Por ejemplo cuando optamos por productos integrales o que dicen ser 100% naturales, estamos desconociendo otros factores que se deben incluir en los criterios de calidad. No es cierto que cuando un alimento dice ser 100% natural sea también ecológico. Por ejemplo, un producto nuestro como la mora, si ha sido fumigado contra alguna plaga, el veneno aplicado es muy difícil de quitar después de la cosecha. Pero los procesados de mora dicen ser naturales. El zumo de mora, o de uva, o de otra fruta, los cuales se venden como 100% naturales, son en la mayoría de las veces con agrotóxicos, pero los consumidores ni siquiera conocen que se les aplica. En Colombia se le permite llamar a los productos como 100% naturales aunque estén bañados en veneno. Incluso se engaña a los consumidores cuando le dice que prefieran los alimentos integrales, sin conocer la proveniencia de esos productos. Los cereales integrales, convenientes en la dieta por su riqueza en fibras y minerales, cultivados con pesticidas, tienen residuos tóxicos en las cascarillas exteriores, por lo que pueden resulta más peligrosos que los refinados. Son preferibles los no integrales, que aunque no sean ecológicos pueden estar menos contaminados. Los consumidores deberían conocer que los productos utilizados para proteger los cultivos de las plagas no son inofensivos para la salud de las personas, dado que  aún en dosis mínimas sus efectos se pueden manifestar de mil maneras. Ahora existe evidencia de que muchas de las enfermedades de la población está asociada a la alimentación.

QUE ES

UNALIMENTOECOLOGICO

En resumen, podríamos decir que un alimento ecológico es aquel que no está contaminado con venenos provenientes de pesticidas o fertilizantes, tiene toda la riqueza nutricional balanceada y no presenta riesgo alguno para el consumidor.

Como consumidores creemos que todos los productos por ser más grandes  y brillantes son más nutritivos. Pero ni son más nutritivos, ni son más sabrosos, sino que son los interesescomerciales los que van determinando que producir o dejar de producir. Por ejemplo aquellos productos conocidos como variedades criollas de alimentos, que se producen con menor requerimientos de de agrotóxicos, y que poseen más propiedades nutricionales por no estar desbalanceados por efecto de los fertilizantes, son ignorados por nosotros los consumidores.

Es común ver como las llamadas variedades rústicas de las frutas, que es lo que más vemos en las calles en temporadas de cosecha, escasean cada vez más para dar cabida a nuevas variedades mejoradas. De otro lado el mercado formal empieza a preferir y a exigir esas calidades y en consecuencia el cultivo de las variedades de semillas que conservan por tradición los agricultores tienden a convertirse en actividades marginales haciendo que el mercado para esos productos se deprima cada día más. Igual sucede con las demás variedades alimenticias como los granos, que simplemente llegan a nuestras mesas como productos transformados.

En estas circunstancias, preferir las variedades rústicas o criollas de alimentos, los cuales parecen estar pasando a un segundo plano en los hábitos de los consumidores por las presiones del mercado, no es renunciar de ninguna manera a la buena calidad de los alimentos y por el contrario, la verdadera calidad nutricional de los alimentos, está asociada a la riqueza de nuestra gran biodiversidad de especies vegetales alimenticias que está desapareciendo por la desinformación de los grupos de consumidores. Por esta razón es tan importante recuperar el uso de productos silvestres como la ahuyama, las cidras, la arracacha y los maíces criollos que suelen producirse sin venenos y hacen parte de nuestro patrimonio campesino.

Pero además de las variedades nativas de alimentos que está desapareciendo porque los consumidores no las demandan, también se realizan esfuerzos muy sobresalientes por arte de algunos agricultores para disminuir o eliminar aplicaciones de agrotóxicos en los demás productos alimenticios y para ello utilizan diferentes técnicas no contaminantes del ambiente y de la salud de las personas. La producción ecológica de estos alimentos requiere ser fortalecida, no necesariamente por las instituciones, sino por los consumidores. En la medida que no existan consumidores que demanden estos productos tampoco habrá agricultores que los produzcan.

 ¿Por qué una Red de Consumidores Ecológicos?

En Colombia no hay leyes que protejan al consumidor ecológico. Pero además de que no existen normas para la protección del consumidor ecológico, tampoco existen organizaciones de consumidores que luchen por el derecho a una alimentación saludable y por un consumo responsable. En esata circunstancia los consumidores están a merced de los productores, de la gran industria y de los medios de comunicación que promueven el consumismo  extremo bajo la premisa de que si aumentan los niveles de consumo en la sociedad, la economía mejora. Ahora la prioridad es consumir más y no consumir mejor.

Pese a la aparente conciencia mundial por el consumo responsable, en Colombia son incipientes los procesos de mocilización ciudadana de grupos de consumidores conscientes. La conciencia ecologista no se transforma en conciencia transformadora y la posibilidad de articular procesos de producción ecológica y alternativa con procesos de consumo ecológico y solidario son una ilusión. Pero en el marco de esta utopía nace la Red de Consumidores ecológicos de Medellín con el propósito de aportar a la construcción de propuestas de articulación social y de comercio justo en torno al consumo responsable.

 

Desde la parte política es importante conformar una red de consumidores para  tener leyes que protejan y apoyen al consumidor ecológico, para incidir en políticas públicas al igual que en diversos espacios de participación ciudadana, y para tener una cátedra de agricultura ecológica en las instituciones educativas públicas y privadas.

Desde el enfoque educativo e informativo una red de consumidores ecológicos y consientes se hace necesaria para tener una incidencia real en la cultura agroalimentaria, para informar más gente sobre los beneficios de una alimentación con productos ecológicos, para que la gente revalore la comida, para que los miembros pueden cuidar el medio ambiente por sus decisiones conscientes y para saber cómo se producen los productos ecológicos que consumen. Una red de consumidores ecológicos también es  indispensable para que los consumidores puedan informarse permanentemente.

Para que los consumidores ecológicos puedan obtener sus productos ecológicos más baratos, para tener más puntos de venta y puntos de venta en los barrios donde viven los miembros de la red.

Pero también el contacto entre los consumidores y productores tiene un papel muy importante. Se hace necesario que la asociación de productores ecológicos establezca una relación con consumidores de sus productos, por lo cual se crea la red de consumidores que se dedica a un sistema de  compras con  menos intermediarios, que educa a los miembros acerca de temas como: de dónde vienen los productos y cómo fueron producidos. Una red que se preocupe por precios justos por los productores.